Copyright © Paroli Merdon
Design by Dzignine
9 ene. 2013

El plagio como razón de existencia II



''Si vas a copiar algo, cópialo bien''

Friedrich Nietzsche



¡Muchas gracias a todos y todas! Me encanta, creo que voy a llorar de la emoción. 
¿A qué viene esto? Me parece muy mal que a estas alturas os lo estéis preguntando. Gracias a la publicación ‘’El plagio como razón de existencia’’ no han parado de llegar correos, mensajes y palomas mensajeras de gratitud y reconocimiento. Los que no sepáis porqué, es porque hemos llegado a salvar vidas, desde matrimonios hasta puestos de trabajo. Se ha puesto tan de moda dicha filosofía de vida, ¡Qué digo! Ese way of life, que desde universidades de cualquier especialidad, amas de casa, panaderos, escuelas de arte, y todo tipo de sectores y personas se han servido de nuestra pequeña entrada.


Lo mínimo que puedo hacer es daros las gracias y regalaros la siguiente publicación.



Aprender plagiando.


Todo estudiante de artes ha creado una réplica de cualquier obra u objeto alguna vez en su vida, un estudio afirma que las Venus son las más propensas para estas prácticas. Hasta ahí, es bien, pero cuando lo adaptas a tu forma de trabajar, ¡todo sale solo! ¿No es genial? No se trata de una simple escusa, siempre podrás argumentar que el saber no ocupa lugar y que, por lo tanto por eso lo haces.



Autoplagio.


Una de las más difíciles de detectar, hasta cierto punto. Si una vez has creado tú mismo algo y es genial, ¿Por qué no volverlo a utilizar hasta la indigestión visual? Esto será visto como un estilo propio, y además, nadie se tiene porque enterar de que no sabes hacer otra cosa. Una fantastibulosidad de plagio.


El plagio & la nobleza.


Este tipo de plagio, viles mortales, es muy difícil y no está al alcance de todos. Únicamente se lo pueden permitir humanos con cierto renombre y estatus social. Cuenta la leyenda, que cuando obtienes reputación y fama, un halo protector se apodera de ti, y cualquier factor externo que pueda volverse en tu contra por cualquier acto cometido por el poseedor del halo, es destruido. Como ejemplo tenemos a los políticos y gente de gremios similares. Así que si consigues prestigio, podrás hacer lo que te salga del nabo.



Y con esto y un bizcocho, mañana a las 3.



Besis de fresa.